El legislador nacional compartió una cena con directivos del Club Colegiales y dirigentes justicialistas. Los invitó a trabajar, en unidad, por el futuro de la provincia.

“A San Luis lo construimos entre todos, desde la diversidad, pero por la puerta grande. Todos tenemos derecho a sentirnos protagonistas. Unidos vamos a defender San Luis”, expresó Adolfo Rodríguez Saá, y cientos de simpatizantes del Club Colegiales y dirigentes justicialistas lo aplaudieron. Fue en la noche del lunes, en el antiguo polideportivo de la entidad villamercedina, donde el senador nacional fue agasajado.

El encuentro cerró una jornada en la que el legislador recorrió el barrio Eva Perón I y disertó en la Universidad Nacional de Villa Mercedes. A su vez fue la última reunión que los socios de Colegiales sostuvieron en su viejo polideportivo ya que pronto será demolido para dar lugar a nuevas instalaciones, gracias al plan “Amando San Luis, Amando mi club” que impulsa el Gobierno de San Luis.

Hugo Carena, presidente de Colegiales, fue el anfitrión de la noche, en una velada que también contó con la presencia del intendente de Villa Mercedes, Mario Merlo, el ministro Eduardo Mones Ruiz, Quique Cabrera y Jorge Díaz, entre otros dirigentes peronistas del departamento Pedernera.

Previo a la cena, Adolfo firmó el acta que documentó su presencia y los dirigentes Walter Aneine y César Báez le obsequiaron una camiseta de Colegiales con su nombre y el número 17.

También hubo tiempo para dos emotivos homenajes: primero, toda la concurrencia cumplió un minuto de silencio en homenaje al diputado nacional Luis Lusquiños. Después llegó la ovación para el grupo de ex combatientes villamercedinos que lucharon en la guerra de Malvinas, especialmente invitados a la cena.

Luego de que brindarán mensajes de cuño peronista dirigentes como Carolina Sosa, “Tigre” Moreyra, José Ucelay, Ariel Rosendo y Karim Alume, fue el turno del senador Rodríguez Saá.

“Que lindos homenajes a Luis Lusquiños, quien cuando fue director de Deportes me planteó que quería ir a un lugar donde, sin mucha plata, tenían un éxito extraordinario: en Cuba. Lo acompañó Alberto, que en ese entonces era senador. Se reunieron con autoridades cubanas y trajeron un convenio. Vinieron un grupo de cubanos incluso y nos dijeron que la infraestructura deportiva era importante, pero que para formar un atleta hacía falta algo más simple: un par de zapatillas. Luis hizo un gran trabajo en el deporte, entre otras funciones. Fue un merecido reconocimiento”, expresó.

“El otro lindo homenaje fue el de Ucelay, cuando contó que viene de una familia humilde, del barrio Las Mirandas; y venía acá enfrente a veranear, cuando era el club del barrio. Qué hermoso concepto. ¡Qué hermoso homenaje! Me hace pensar en lo acertada que es ‘Amando San Luis, Amando  mi club’, la política que implementa el Alberto para mejorar a cien clubes de la provincia. Veinte son de Villa Mercedes”, recordó.

“Otro homenaje emotivo fue el de nuestros héroes de Malvinas. Gracias por su esfuerzo, por unir a los argentinos en una de las pocas banderas que son casi unánimes. El pueblo entero rinde homenaje a la gesta de Malvinas y por la recuperación de las islas”, sostuvo.

“En cuanto a los clubes, me parece muy oportuna la intervención del Estado en las entidades deportivas como Colegiales. Es una manera muy sabia de distribuir la riqueza. De este modo, cuando inauguremos las nuevas instalaciones, el progreso será de todos. Cuando tengamos las obras realizadas en esta primera etapa de veinte clubes será otra la ciudad que tendremos. Queremos clubes de puertas abiertas, que los jóvenes se incorporen a las comisiones directivas. Compartiremos la dicha de nuestros niños y jóvenes, para que tengan una vida sana”, añadió.

Un país por rumbos equivocados

En otro momento de su mensaje, Adolfo se refirió a la realidad de la Argentina y sus peligros. “Me doy cuenta que en el país vamos por mal camino. Con un gobierno que implementa políticas que generan más dolor al pueblo argentino. Creo que nos merecemos un trato mejor. Creo que podemos lograr, en este país de inmensa riqueza, una vida mejor para sus habitantes. Pero, además del acecho del neoliberalismo, también está el peligro de la droga. Y los clubes tienen que ser una barrera, una contención para que el narcotráfico no penetre en nuestros barrios y pueblos. En San Luis, con los clubes mejorados, vendrán los chicos y siempre habrá un profesor, un papá, una mamá que los cuidará para que no exista ninguno de esos peligros. Y que los juegos y las sonrisas llenen los salones y las canchas”, reflexionó.

Hablar de política

En medio de la cena, Adolfo también dejó consideraciones políticas. “Esta será una elección rara. Creo que la dirigencia política de San Luis había bajado los brazos y creía -pienso- que todas las conquistas estaban aseguradas y que cualquier camino nos llevará al éxito, y no es así. Nosotros estamos luchando, por iniciativas de los compañeros gremialistas, con la firma de un petitorio y pidiendo una audiencia al presidente de la Nación para ir con el gobernador, los tres senadores nacionales, cuatro de los cinco diputados nacionales -que creo que ahora serán tres de los cinco-, diputados provinciales, intendentes, senadores, la CGT, la Unión Industrial, las cámaras de comercio, y llevarle ese petitorio y ver si Macri reglamenta el decreto 699. Porque si eso ocurre, se van a reactivar, van a invertir numerosas plantas ya existentes en Villa Mercedes, van a ampliar dos mil doscientos puestos de trabajo. Ya me negaron 2 veces la audiencia. La pedí por escrito. Pensé que siendo expresidente Macri me recibiría. Pero parece que no alcanzó. Me parece que dos diputados nacionales le han pedido que no me reciba. Si no me da la audiencia, le diré al gobernador que él solicite ese encuentro. Igualmente, nosotros no nos vamos a enojar, reclamaremos firmemente los derechos de San Luis. Y si no, buscaremos alguna vía judicial para que el decreto sea aplicado. Siempre con respeto. Y le pediremos al pueblo de San Luis que nos acompañe. Para nosotros 2.200 puestos de trabajo son muchos. No es poca cosa. Vamos a luchar para que eso ocurra”, enfatizó.

“Hace un año y medio que están dando vueltas para pagarnos la deuda que ordenó la Corte que nos abonaran. Son doce mil millones de pesos, casi mil millones de dólares. Imaginen lo que podíamos hacer, sin endeudarnos y con los fondos propios. ¿Se imaginan lo que podíamos hacer? Más viviendas, escuelas, hospitales, deporte, cultura. Eso es lo que nos quieren arrebatar. ¿Por qué nos quieren imponer los modelos fracasados de otras provincias? ¿Hay en el país, acaso, un modelo mejor que el de San Luis? El Gobierno nacional se endeuda. Promete y no cumple. Nosotros prometemos y cumplimos. Tenemos la capacidad para satisfacer las necesidades de los sanluiseños. A San Luis lo construimos entre todos, desde la diversidad, por la puerta grande. Todos tenemos derecho a sentirnos protagonistas. Todos unidos vamos a defender San Luis”, aseguró.

“El Alberto tiene un corazón enorme y trabaja todo el día por los puntanos. Yo estoy lleno de entusiasmo, voy a luchar incansablemente para defender los derechos de las mujeres y hombres de mi provincia. Trabajaré para que el futuro sea mejor que este presente. Todos unidos triunfaremos”, remarcó.

[ad_2]