Hace tres años se cometió un homicidio en ese lugar. El dueño se niega a hacer el cierre perimetral.


 

Luego de gestiones y reclamos de los vecinos, de un homicidio y del hallazgo de la mochila de Florencia Di Marco, la nena asesinada la semana pasada, el Municipio de San Luis decidió ensayar una solución para el baldío ubicado detrás del supermercado Aiello del barrio El Lince: ahora analiza comenzar con el trámite de expropiación.

 

En una conferencia de prensa, el secretario de Hacienda municipal Esteban Pringles y la directora de Obras Privadas Gabriela Pisoni dieron detalles de la situación.

 

“Esta gran extensión de tierra, cuyo propietario es Carlos Amprino, fue intimada para su limpieza y cerramiento el año pasado y se elevaron las actuaciones al Juzgado de Faltas. Se trabajó conjuntamente con la Dirección de Ingresos Públicos, de Obras Privadas y la de Medio Ambiente, pero hasta el día de hoy el propietario no ha cerrado ese baldío”, dijo Pringles.

 

“Han ocurrido muchas cosas en ese baldío -reconoció Pringles-, porque hubo un crimen y también hubo usurpaciones en otros años. Esperemos que ahora la Justicia de Faltas resuelva nuestras peticiones, si no también se enviará el pedido de expropiación para que ese terreno sea utilizado para los vecinos y tenga un propósito de bien común”.

 

“Es una gran extensión de 7 hectáreas que con la multa pasa a deberle al Municipio la suma de 148 mil pesos. Con esta suma comenzará el proceso de apremio y ejecución para cobrar la deuda y a su vez tenemos el pedido de limpieza y cerramiento del baldío”, agregó el funcionario.

[ad_2]

Fuente: San Luis 24

Compartir