La fiesta  del “Último primer día” da que hablar todos los años, y como ya es tradición, se descontroló un poco más de lo normal. Al menos cinco jóvenes terminaron  alcoholizados en las afueras del salón  y fueron entregados a sus padres, en algunos casos se labraron actas a sus padres porque estaban bebiendo en la vía pública.

El hecho más grave sin lugar a dudas se registró  minutos después de la medianoche, cuando un llamado al 911 informaba que una adolescente estaba desmayada en la esquina de Rivadavia y Buenos Aires. El Comando Radioeléctrico y una Ambulancia del Sempro llegaron a auxiliarla. La joven fue  trasladada al Hospital San Luis donde ya está al cuidado de su madre de 34.

Según el informe de Relaciones Policiales, la fiesta se realizó en el salón de eventos  Alma, ubicado frente a la Plazoleta de los Halcones. El dueño del local contaba con el aval municipal para realizar la fiesta, y unas cinco madres de alumnos estaban a cargo de la organización y dentro del local no observaron anomalías.