Apuntan que no cubre todas las patologías que pueden ser tratadas y no incluye la posibilidad del “autocultivo”.


 


Una integrante de la Asociación Libre Acción Puntana (ALAPU) de Villa Mercedes, Lucy Villarroel, celebró la aprobación de la Ley que permite el uso de cannabis medicinal pero lamentó que la norma es “incompleta”.

 

El Senado Nacional dio sanción este miércoles a la Ley que habilita su uso para enfermedades como cáncer, VIH, Parkinson, autismo, artrosis y esclerosis, entre otras.

 

“Sentimos que si bien ha sido un gran paso, es una Ley que nos suena como incompleta porque las patologías que se pueden tratar con el cannabis son más de 45 y, en la Ley, esta lista no va a ser tan larga”, sostuvo Villarroel.

 

La ALAPU promueve la concientización sobre los beneficios del uso del cannabis medicinal para tratamiento de una amplia gama de patologías tanto físicas como psicológicas.

 

“Lo que están permitiendo con esta ley es la importación del aceite de cáñamo, tanto por el Estado o las mutuales privadas, y ese aceite puede tratar a un 10 por ciento de las patologías que podrían tratarse”, indicó y afirmó que ese producto en particular tiene “un costo alto”.

 

La mujer remarcó que, pese a que la norma no permite el “autocultivo”, tanto a nivel nacional como provincial “esto va a seguir avanzando porque para el Estado va a ser muy costoso por toda la gente que va a pedir utilizarlo; además, el autocultivo permite que las personas puedan buscar las cepas que necesitan para su patología”.

 

Qué dice la Ley

 

La norma aprobada establece un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y paliativo del dolor de la planta de cannabis y crea un programa nacional para el estudio y la investigación de su uso.

 

El Ministerio de Salud, además, debe garantizar el aprovisionamiento de los insumos necesarios, ya sea a través de la importación o la producción por parte del Estado nacional, para lo que autoriza el cultivo de plantas de marihuana al Conicet y al INTA.

 

Por su parte, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) permitirá la importación de aceite de cannabis, cuya provisión será gratuita para quienes estén incorporados al programa a través de un registro nacional.

 

Finalmente, la Ley establece que el Estado impulsará la producción pública de cannabis y su industrialización para uso exclusivamente medicinal, terapéutico y de investigación.

[ad_2]

Fuente: San Luis 24