Una vez más el PAMI y su pésimo servicio de salud para los adultos mayores vuelve a desproteger a sus afiliados puntanos, a los abuelos sanluiseños.

Uno de sus prestadores del PAMI es el sanatorio privado Ramos Mejía, donde el fin de semana una paciente no recibió la atención que necesitaba. Ante los reclamos de su familia, la seccional San Luis del organismo nacional -dirigida por el dirigente de Cambiemos Héctor Urquiza- sólo respondió diciendo que “Estaba analizando la situación, que hacían reuniones para ver qué hacer”. Mientras, miles de pacientes, en absoluta vulnerabilidad por su edad, sufren no sólo por sus problemas de salud, también por el abandono y la indiferencia.

El último ejemplo de ello (y los reclamos ya se cuentan por cientos) fue lo ocurrido con la esposa de José María Alva, una señora que había sufrido dos accidentes cerebrovasculares, pero que no recibió atención en la clínica del PAMI en San Luis. Y ante semejante desprotección, su familia se la llevó a su casa.

“En el Hospital San Luis a toda mi familia nos atendieron bien durante toda la vida. Pero esta vez, por tener PAMI, llevamos a mi esposa al sanatorio que la obra social tiene acá. Cuando llegamos la atendieron en Urgencias, en una habitación separada de los otros pacientes por cortinados. Nunca la llevaron a otro cuarto. Y tampoco, durante todo el fin de semana, vino el médico neurólgo, para atenderla. Cuando pregunté por otro cuarto me ofrecieron alquilar uno por mil pesos por día. Llegó el lunes y decidimos sacarla de ahí y nos volvímos a mi casa. Ahora, dentro de su gravedad, está un poco mejor”, contó Alva.
“La persona que maneja el PAMI debe preocuparse por la atención de los afiliados. No nos dieron ninguna respuesta. Sólo que estaban analizando todo para mejorar. Pero estamos hablando de la salud de la gente. Sean mayores o jóvenes. ¿Qué hace falta para que la gente del PAMI se ocupe y reaccione?. El tema de la salud por esta obra social creo que no tiene solución”, añadió.

El Gobierno nacional, a través del PAMI, no se ocupa de los adultos mayores puntanos. Los abuelos están abandonados a su suerte. Sólo acompañados por sus familiares y asistidos por el servicio de salud del Estado provincial.

Héctor Urquiza, el hombre que el Gobierno Nacional designó en el PAMI San Luis, no sabe, no contesta y no resuelve.