La presidenta del Superior Tribunal de Justicia explicó los fundamentos jurídicos que se oponen al fallo que logró disminuirle la pena al represor de la dictadura, Luis Muiña. Además, adelantó parte de los objetivos que se fijó para este nuevo período a cargo del Poder Judicial.

 

Lilia Novillo contó que más allá de las versiones y posturas que surgen en la sociedad -y en los propios medios de comunicación-, “cuando se hizo la ley y la política de Estado que está subrayada por los tres Poderes, la finalidad en este tipo de delitos era aplicar la punición, es decir, que vayan presos. Por eso, no hay indulto, no hay amnistía y no hay prescripción. Entonces, por un análisis de este tipo- en referencia al realizado por la mayoría en relación al caso-,no se puede decir ‘no, acá le aplico el 2×1’, si en todos los otros casos se lo excluye de esto. Por eso, yo estoy en desacuerdo con el fallo de la mayoría”, fundamentó.

Por otro lado, respecto a su nueva etapa como titular del Superior Tribunal de San Luis, señaló que al ser períodos anuales, la idea es darle continuidad a las políticas de la Presidencia, principalmente a las que responden a la despapelización de la Justicia.

“Es el único Poder Judicial de Sudamérica que está despapelizado. Y eso no fue a través de uno o dos, sino a partir de los cinco miembros del Superior Tribunal, que dijeron: ‘Nosotros estamos de acuerdo con la política provincial del Ejecutivo, en cuanto a usar la digitalización. Y lo hemos logrado’”, recordó Novillo, y agregó: “Mi misión, casi mi obligación, es reforzar, continuar eso, y mejorar otras partes que hay que despapelizar, como los sumarios, es decir, la parte más administrativa. Porque entendemos que la tecnología es una gran aliada de la transparencia”.

[ad_2]

Fuente: ANSL