Por Facundo Latini, médico neurólogo

El dolor de cabeza o cefalea nunca es normal. Si bien la cabeza puede doler muy a menudo, nos está llamando la atención  sobre que algo no está funcionando bien en nuestro cuerpo. Muchas personas conviven con este dolor a diario, sin siquiera ponerse a reflexionar porque está sucediendo.

El saber popular y la cultura le atribuyen diferentes explicaciones como: problemas cervicales, problemas en la vista o problemas gastrointestinales.

La gran mayoría de los dolores de cabeza se deben a lo que la Sociedad Internacional de Cefaleas clasifica como cefaleas primarias, más precisamente a dos enfermedades que son la cefalea de tipo tensión y migraña.

La cefalea de tipo tensión es ese dolor moderado que “aprieta”, es más molesto que doloroso, suele aparecer por las tardes luego de un arduo día de trabajo. La migraña es ese dolor que puede llegar a ser bastante intenso, que late, se acompaña de molestias con la luz y los sonidos, y cuando dura algunas horas también de náuseas. En algunas ocasiones la migraña puede tener acompañados fenómenos visuales o adormecimientos en el cuerpo.

Ante un dolor de cabeza nuevo, lo primero que debemos hacer es ir a ver a un médico para que primero haga un diagnóstico. Si el dolor de cabeza se produce más de dos días a la semana o altera el normal funcionamiento de las actividades habituales se debe iniciar tratamiento con medicamentos preventivos de la cefalea.

Pero si el dolor de cabeza es ocasional, el manejo es diferente e incluso podemos evitarlo.

Algunos consejos pueden ser:

  1. Hidrátese bien.
  2. Haga actividad física aeróbica.
  3. Procure un buen descanso, el concepto es que al despertarse no debe despertarse cansado.
  4. Cuidados con la dieta: evite salsas, chocolates, vinos, cervezas, quesos azules y sobrecarga de grasas. Este tipo de comida suelen desencadenar dolores de cabeza.
  5. Controle el estrés, el estrés emocional puede ser un importante desencadenante de dolores de cabeza.
  6. No se automedique, nunca, bajo ninguna circunstancia.

Estas medidas higiénico – dietéticas son la herramienta más importante de la que disponemos para que el dolor no aumente su frecuencia. Parecen fáciles, pero no creerían cuántas personas que por sus trabajos o por su estilo de vida no pueden cumplir con estos seis simples consejos. Y es que cuando este dolor está presente más de tres días a la semana comienzan a aparecer síntomas más complejos como estado de ánimo triste, somnolencia durante el día, falta de concentración y memoria, pérdida del deseo sexual e irritabilidad emocional.

El consejo final que les quiero dar es que cuando sientan un dolor de cabeza con características que nunca habían sentido antes, fundamentalmente cuando se instala de manera muy rápida o con mucho dolor, lo indicado es la consulta urgente a una guardia o centro de salud.

[ad_2]

Fuente: ANSL