El emprendedor Cristian Lavandeira detalló cómo fabrican el juguete que es furor entre niños y adultos.

El spinner tiene tres aros unidos entre sí, que giran ante el mínimo impulso. Por sus relajantes beneficios, el juguete adictivo no reconoce edades.

Lavandeira es fundador de Neoempresa y trabaja en un centro ortopédico. Este viernes por la mañana contó sobre otros proyectos. “Nos gustaría reemplazar el yeso por impresión 3D”, dijo el emprendedor que, además, junto a su equipo ha desarrollado un lápiz 3D y ecografías con relieve para madres ciegas.

Lavandeira, junto a otros empresarios, impulsa una ONG, que ya tiene 300 interesados. La semana pasada asistió el senador nacional Adolfo Rodríguez Saá a una charla organizada por ellos, en el Patio de la República. Este lunes, a las 19:00, habrá otro encuentro en el mismo lugar.

[ad_2]

Fuente: ANSL