En la tarde-noche del domingo, llegó a la localidad y se dirigió a la iglesia donde se encuentra el Cristo de la Quebrada. Recorrió luego las calles, dialogó con peregrinos y promesantes y visitó la carpa de la Juventud Peronista. “Visitar al Cristo es siempre muy especial y emotivo”, indicó.

El gobernador le rindió homenaje al Cristo.

Miles de personas se congregan año tras año en la Villa de la Quebrada para profesarle su fe al Cristo y pedirle, entre otras cosas, un buen año colmado de bendiciones, trabajo, paz y salud.

En ese marco, Alberto visitó la localidad en la tarde-noche del domingo. Descendió en la rotonda de ingreso y acompañado de peregrinos, promesantes y la Juventud Peronista se dirigió a pie hasta la iglesia. Luego de manifestarle su respeto al Cristo que tanta devoción genera en los sanluiseños, recorrió el boulevard central de la localidad donde dialogó y también se sacó fotos con quienes se le acercaron.

Finalmente, visitó la carpa que la JP armó en la localidad y donde se realizan peñas diarias.

Los promesantes se sacaron fotos con Alberto (Gentileza JP)

Los promesantes se sacaron fotos con Alberto (Gentileza JP).

Fuente: ANSL