Se realizan trabajos de ensanche, limpieza, reparación y mantenimiento sobre rutas y autopistas.

Buscan nivelar las banquinas con la calzada.

Buscan nivelar las banquinas con la calzada.

Por expreso pedido del gobernador Alberto Rodríguez Saá, el Ente de Control de Rutas, dependiente del Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura, realiza obras de ensanche, limpieza, reparación y mantenimiento de banquinas en las rutas y autopistas de la provincia.

“Recambio de losas fisuradas y con asientos diferenciales, mantenimiento de las mismas con el sellado de juntas, calzado y reparación de banquinas y señalización tanto vertical como horizontal son trabajos que a diario se realizan desde el Ente”, afirmó el director, Nicolás Anzulovich.

En esta oportunidad, las obras se focalizan sobre la optimización de las banquinas con acciones que ayudan a evitar accidentesvpara garantizar mayor seguridad a los usuarios.

“Actualmente las obras se realizan en diferentes zonas de las rutas provinciales, una de ellas es en el kilómetro 860 de la Autopista de las Serranías Puntanas, donde se está llevando a cabo la nivelación y calzado de las banquinas. Otra zona donde se está trabajando en la reparación de las banquinas y talud es en la isla de Desaguadero. Estas obras tienen como objetivo que las banquinas estén correctamente niveladas con respecto a la calzada”, indicó Anzulovich.

“Está comprobada la gran importancia que tiene el primer metro de la banquina en la posibilidad de retomar el control del vehículo, en caso de salida accidental de la calzada; la calidad de esta superficie define que el control pueda llevarse a cabo o no”, señaló el ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich.

“Es de gran importancia optimizar las banquinas de las rutas de la provincia para así lograr garantizar la seguridad vial, ya que además de ayudar a corregir errores del conductor, proveen un área a ocupar por vehículos averiados, proporcionan una mayor distancia de visibilidad, especialmente en los casos de aquellos vehículos que se incorporan a la calzada en los cruces de caminos o áreas con arbustos en las zonas rurales, y en las zonas urbanas con muchas obstrucciones visuales; y evita que el agua se acumule cuando se producen precipitaciones, aportando así, una movilidad segura para los usuarios”, destacó Anzulovich.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura.

[ad_2]

Fuente: ANSL

Compartir