El rector Roberto Schwartz recorrió, este lunes por la mañana, el predio donde se inició la construcción, ubicado en la zona norte de Villa Mercedes, sobre la ruta 55.


 

El rector organizador de la Universidad Nacional de Villa Mercedes, Roberto Schwartz, visitó este lunes por la mañana el predio donde se erigirá el futuro campus de la casa de estudios ubicado en la zona norte de la ciudad, sobre ruta 55.

 

Acompañado por el Secretario General Miguel Bonetto, y las arquitectas Diana Cámara Guillet y Catalina Ferro, dialogó con el encargado de la obra y los trabajadores de la empresa Murga y Hanne Constructora SRL, oriunda de San Miguel de Tucumán, que se adjudicó la licitación pública internacional convocada el año pasado.

 

El nuevo campus de la UNVIME estará ubicado en la zona norte de la Ciudad de Villa Mercedes en un predio de aproximadamente 70 hectáreas y tiene un presupuesto que asciende a $41.715.100,26. El plazo de ejecución es de 540 días corridos y la superficie a construir asciende a 2. 922 metros cuadrados, entre superficie cubierta y semicubierta.

 

“Lo que antes era campo y montes, lentamente ha comenzado a transformar su fisonomía. Vemos un obrador, máquinas trabajando, el acceso pavimentado, el terreno que se está terminando de limpiar y nivelar. Esta es la coronación de un inmenso esfuerzo que iniciamos a poco de asumir, creando un equipo de infraestructura e iniciando largas gestiones ante organismos y dependencias nacionales,” recordó Schwartz.

 

Agregó que la fuente del financiamiento se da en el marco del Programa Nacional de Infraestructura Universitaria con recursos nacionales y de un préstamo a nuestro país, por parte de la Corporación Andina de Fomento.

 

“Lo que al principio era un sueño, luego fue un proyecto, el diseño del plan maestro, la maqueta y muy pronto será una realidad que marcará el definitivo despegue de la UNViMe, tener su propio edificio, a través de este primer módulo de aulas”, acotó.

 

La obra consiste en una planta longitudinal, toda en planta baja, considerando la extensión del terreno y facilitando de este modo, la movilidad de las personas con capacidad reducida, quebrada en un ángulo a 45 grados en el centro, donde se genera el acceso a ambos bloques y un espacio central semicubierto, al cual se accede desde los senderos de circulación peatonal y las bicisendas, como también del estacionamiento proyectado. En ambos accesos se encuentran las salas de estar y encuentro.

 

El bloque sur tiene funciones educativas más específicas como aulas de computación, SUM, buffet, kiosco, fotocopiados, sala de docentes, sanitarios, personal y depósito. En el bloque norte, se encuentran los locales destinados específicamente a aulas se ubica en este bloque también una oficina de alumnos y grupos sanitarios.

 

En cuanto a la sustentabilidad se priorizó el uso de materiales que favorezcan la durabilidad, el fácil mantenimiento, la calidez de sus texturas, la producción nacional, y la presencia en el mercado actual.

 

También se propone la recolección y el almacenamiento del agua de lluvia para que sea utilizada como agua de riego. En cuanto a la energía, el proyecto contempla la utilización de artefactos de bajo consumo y control de la iluminación nocturna a través de sensores.

[ad_2]

Fuente: San Luis 24