Banfield no pudo ganar y el fútbol argentino tiene a un nuevo campeón: Boca se consagró este martes, un día antes de jugar su penúltimo partido, gracias a que el “Taladro” cayó por 1-0 en el Nuevo Gasómetro. El “Xeneize” llegó a los 32 títulos locales y sueña con la Libertadores 2018.

Sin jugar y esperando el partido de mañana en Bahía Blanca, el plantel de Boca gritó campeón a dos fechas del final del torneo.

Sin jugar y esperando el partido de mañana en Bahía Blanca, el plantel de Boca gritó campeón a dos fechas del final del torneo.

Este final cómodo tuvo momentos de zozobra justamente en el último mes. Y lo que mostró este equipo, bajo la batuta de Guillermo, es esa personalidad necesaria para capear temporales. Venía al galope camino al título, decayó su nivel, perdió el superclásico, empató con Huracán, dejó puntos, pero dijo presente en partidos como con Newell’s y sobre todo con Independiente, el punto de inflexión en este torneo que sólo se vio amenazado en el último tramo. Pero River, que amenazaba, no sostuvo el ritmo y Boca lo noqueó con triunfos, como contra el “Rojo” y Aldosivi.

Hoy Boca grita campeón sin temores ni dudas. Por el primer semestre de la mano de Tevez, en el que hizo gran diferencia. Por el segundo, con un brillante Benedetto, el hombre de los goles importantes. Pudo sobreponerse a bajos rendimientos, a golpes duros, a lesiones. Porque le faltó Centurión varias veces, porque hubo afuera por tarjetas, porque ya no estaba Carlitos. Guillermo se animó a cambiar, finalmente, y un Boca más equilibrado/ordenado terminó sacando adelante al equipo. Apareció un batallador como Barrios, Magallán dijo presente, Benedetto la siguió metiendo, Gago sumó con su experiencia… Y la gente bancó la paradas en esos momentos que fueron clave.

No fue un Boca brillante en este torneo largo: tuvo algunas pinceladas como en el raid final de fin del año pasado, o un partidazo que jugó con Vélez, o la seria presentación contra Independiente, el clásico del gran salto. Fue merecedor del campeonato por sus números, porque sólo perdió tres partidos (Lanús en el arranque y luego sólo Talleres y River), porque ganó nada menos que 17. Y así vuelve a ser campeón, como un año y medio atrás. Y así empieza a armarse para la Libertadores 2018, esa que tanto quiere jugar.

 

Fuente: Olé.

[ad_2]

Fuente: ANSL