Proteger a los niños, evitar aguas turbulentas, usar chalecos salvavidas o cómo actuar frente a una emergencia son parte de los consejos para pobladores y turistas.

En caso de concurrir a piletas, piscinas, ríos y espejos de agua, la Policía de la Provincia de San Luis sugiere tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

– Supervise a sus hijos y otros niños de cerca cuando jueguen o naden en lagos, ríos o piscinas, especialmente si son pequeños.

– Asigne un supervisor cuando los niños estén en el agua. Esta persona no debe distraerse.

– Utilice chalecos salvavidas certificados por las autoridades pertinentes.

– Respete los carteles de zonas de prohibición de baño.

– Asegúrese que sus niños no coman ni mastiquen chicle cuando estén en el agua, ya que podrían asfixiarse.

– Evite nadar en aguas turbulentas, profundas o donde se vean pequeños remolinos.

– No se sumerja en el agua sin antes no haber comprobado su profundidad o la existencia de piedras. Golpear su cabeza le puede provocar la muerte o graves lesiones.

– Mantenga a los niños lejos de drenajes de piscinas, tubería u otras aperturas para evitar que queden atrapados.

– Si tiene piscina en casa, instale alrededor una valla protectora.

– Coloque una cubierta de seguridad cuando nadie la utilice. Este cobertor debe ser lo suficientemente duro para evitar que si alguien cae resulte envuelto por el cobertor.

– Si un niño está extraviado, lo primero que debe hacer es buscarlo en los espejos o cursos de agua cercanos, porque cada segundo cuenta.

– Tome clases de resucitación cardiopulmonar (RCP). Puede salvar la vida de sus seres queridos y la de otros.

Fuente: ANSL